Pages Navigation Menu

Baile hereje en la Amazonía

Escrito por:
Valentina Ortiz S. || valentina_ortiz@homtail.es
Juliana Peña M. || juli_p19@hotmail.com
Ilustrado por:
Andrés Católico || www.andrescatolico.com

Sólo se tiene una oportunidad para celebrar como un pagano lo haría. Cada año se deben calcular 40 días antes de la Semana Santa el último tiempo profano antes de la gran fiesta religiosa. En cada rincón de Brasil llevan la cuenta regresiva para recordar un mundo perdido. Reconocidos a nivel internacional, los carnavales no son iguales.

En Rio de Janeiro, se lleva a cabo una de las celebraciones más grandes aunque no cualquiera puede ser parte de los desfiles. Las academias de baile se preparan durante el año para mostrar sus coreografías en los cuatro días de carnaval; pueden presentarse en las calles y en el Sambódromo donde compiten frente a 90.000 espectadores.

En Recife se baila junto a tríos eléctricos, grupos musicales que recorren la ciudad en camiones y bolcos de calle. Mientras que en Olinda la calle vibra con la música típica, frevo y maracatú y 400 hombres vestidos de drag en el desfile de las “Vírgenes”.

El carnaval de Salvador de Bahía por su parte, está incluído en el libro de los Guiness Records como el mayor evento popular y callejero del mundo. Es un espacio de unión entre todas las razas y culturas en tan sólo tres avenidas de la ciudad.

Estos carnavales emergen de una fuerte cultura popular que sincretiza los valores africanos en la preparación de la cuaresma. Antes de la ceniza todo es fiesta y se alivianan los humores para cuarenta días de redención y penitencia.


Comments

Medios Ex-libris
A %d blogueros les gusta esto: