Pages Navigation Menu

Lector de números

 
Escrito por Ana María Díaz Castillo  ||  hanu_210@hotmail.com
Ilustrado por Santiago Guevara  ||  flickr.com/santiagosantiago 
 

Fausto tiene cuatro perros y ocho gatos, una tienda de productos para animales en el garaje de su casa y un piano que no sabe tocar. Lee poco aunque le encantan los libros y le gustaría leer más literatura, pero no tiene tiempo. Tiene en su biblioteca entre cien y doscientos libros de física y matemáticas, en donde están los dos clásicos Física de Resnik Halliday Krane y Cálculo de Tom Apostol. Todos los años va a la feria del libro dos o tres veces y se queda desde las cuatro hasta que lo saquen.

Su objetivo principal en cada feria son las novedades editoriales de matemáticas y física y algunos libros en inglés. Siempre va con la intención de no comprar mucho, pero se antoja, no se resiste y compra. Su argumento son los precios bajos y la facilidad para conseguir libros importados.

El primer libro de física que Fausto compró por gusto fue en 1978 y era la Física de Alonso Acosta. Allí empezó su colección de libros de números que incluyen desde historia, filosofía o pedagogía de las matemáticas, hasta técnicos. No habla de leer sino de estudiar cuando se trata de números; él los estudia en su casa aunque preferiría hacerlo en una biblioteca, pero no tiene tiempo. Cuando busca las novedades editoriales en la feria del libro sabe que entre más especializado sea el libro es más costoso, pero más bonito; y entre menos público, menos ventas tiene y por eso también es más costoso.

En cada feria encuentra ediciones nuevas de algún libro, pero los cambios son mínimos, algunas veces es la presentación de los temas o los ejercicios, no hay diferencias importantes, a veces sólo es moda. Por eso Fausto sólo renueva sus libros cada cinco o diez años, cuando los cambios se acumulan y existe una diferencia importante entre la edición que él tieney la que va a comprar.

Otros libros no tienen más de dos ediciones, como el Cálculo de Tom Apostol y en ese caso lo importante es tener una edición bonita, con pasta dura. No tiene un libro o un tema favorito, tiene aprecio por los clásicos como con el Álgebra de Baldor. Después de mirar las novedades de los libros de números pasea un rato por los otros pabellones y mira libros de letras. Dice que mirar y ojear otros libros es su pasatiempo, así no los compre. Le gusta pasear y mirarlos, leer la contraportada y seguir. Fausto es ingeniero aunque debió ser matemático, lee números aunque le gustaría leer letras y dice que es más preocupante la falta de tiempo que la falta de plata. Números en cualquier caso.

Comments

Medios Ex-libris
A %d blogueros les gusta esto: