Pages Navigation Menu

Yo me voy al espacio

Escrito por: Jefferson Alfonso Mejía || nadie.mejia@hotmail.com
Ilustrado por: Bimtav || bimtav@gmail.com 

Desde pequeño he soñado con ser astronauta, viajar al espacio, usar un traje naranja o blanco, abordar una nave gigante, abandonar la tierra y sus problemas, contemplar con mis propios ojos lo vasto del universo y lo pequeño de la vida, caminar en otro planeta y quién sabe, encontrarme un balón de fútbol, un libro abandonado, una lata de Coca-Cola, una moneda de cuero o una factura de pago.

Pero mientras las agencias de viaje se inventan descuentos para mi bolsillo de escritor, me conformo con todo tipo de películas que tengan algo que ver con el espacio. Ridley Scott, director de la primera película de la saga de Alien, promete bastante con Prometheus, protagonizada por Charlize Theron, y Michael Fassbender (protagonista de Shame) que hace de androide. Según el mismo Scott, aunque el tráiler dé la impresión de una semejanza con Alien, la única conexión entre las dos es el hecho de que en ambas historias el mundo está dirigido por grandes empresas en un futuro no muy lejano.

...mientras las agencias de viaje se inventan descuentos para mi bolsillo de escritor, me conformo con todo tipo de películas que tengan algo que ver con el espacio.


El lema de la película es intrigante y obvio: “La búsqueda de nuestro origen podría conducir a nuestro final”, y el misterio que Scott ha mantenido alrededor del tema y las expectativas generadas en las redes sociales no pueden ser por cualquier cosa, espero. Hay que hacer cola hasta junio de este año para verla, eso si los vendedores de películas piratas no la sacan antes al mercado y aunque lo hicieran no la compraría, no debo (por aquello de los derechos de autor) no puedo (lo hago).

No me interesa saber si es buena o no, sólo quiero disfrutar los efectos especiales, la música pretensiosa y la idea de ser un astronauta que escapa de monstruos extraterrestres mientras salva a la humanidad y se queda con la chica sexy. Al final la experiencia completa de asistir a una sala de cine es casi tan comparable con los despegues espaciales, como la emoción que narró la Fallaci cuando el Apolo XI aterrizó en la luna y luego regresó a casa.

Por ahora me queda disfrutar la Feria del libro, y ahorrar, ahorrar muchísimo para cuando alguna agencia llegue a Colombia con la promesa de vender pasajes que me lleven fuera de este planeta, y así me toque pagarles a cuotas, no me importa, yo me largo de esta tierra.

Al final la experiencia completa de asistir a una sala de cine es casi tan comparable con los despegues espaciales, como la emoción que narró la Fallaci cuando el Apolo XI aterrizó en la luna y luego regresó a casa.

Comments

Medios Ex-libris