Pages Navigation Menu

Tercer teatro

Escrito por // Carolina Patiño // caro.p.cuellar@gmail.com

Fotografía // Luisa Ospina // luisa@ineclectico.com

 

Ya había muchos actorcitos y compañías regadas por el mundo haciendo cosas distintas, dejando a un lado el teatro clásico con las prosas shakespereanas y los grandes vestidos, tanto que a veces no se distinguía ópera de teatro… Pero un hombre le puso el nombre a estas prácticas, como el tercer mundo o el tercer sexo, víctimas de la exclusión en las artes escénicas, el tercer teatro se identifica, tiene fuerza y lleva la parada. El italiano Eugenio Barba empezó todo con el Odín Teatret, en Dinamarca.

Propone una antropología teatral: reconocer el cuerpo y sus emociones, dejarlas viajar a través de la piel; que es simplemente no exigirle una emoción al cuerpo (para el ejemplo prenda su televisor más cercano y vea la novela mexicana del momento, yo no sé a Ud. pero ¡a mí me cuesta tanto creer esas lágrimas!). Reconocer la belleza y explorarla, que esto no se lea solo como andar desnudos por las tablas (que son el jardín del edén del artista, que crea su propio universo moral como diría Woody Allen en Balas sobre Broadway), si no de movimientos que a veces dicen más que las palabras.

Es una exploración del lenguaje pre-expresivo, como los caníbales tampoco, pero algo así. La reacción pre lenguaje oral del ser humano. Investigación constante. Reconocimiento en el otro. En obra, informe, esto significa que nunca se da por concluida no tiene una forma establecida, presta a renovarse en cada ensayo o répétition como dirían los franceses.

 

Comments

Medios Ex-libris
A %d blogueros les gusta esto: