Pages Navigation Menu

“Uno tiene el piercing que se merece”: PABLO PERELMUTER

escrito por // Paula Soto // vivisoto63@gmail.com

fotografía // Daniel Lara // http://mrdann.deviantart.com/

 

Pablo Perelmuter

 

Pablo Perlemuter hace 13 años se dedica especialmente al arte del Body Piercing. Está de gira mundial y una de las ciudades visitadas fue Bogotá. Perlemuter tiene tatuado la mayoría de su cuerpo, a excepción de la “panza” y de la cara para “no espantar a sus clientes”.

Tiene implantes en las manos con forma de estrella de mar, orejas en punta y lengua bífida.

El argentino de 27 años me advirtió que no quería que le sucediera lo mismo que hace unos años: “La revista Rolling Stone Argentina me hizo una nota, publicaron dos páginas y por detrás colocaron a un médico diciendo que todo lo que yo había dicho estaba mal”.

 

 Por eso en Ex-libris nos dejamos perforar por la sabiduría pragmática de este argentino, esterilizando cualquier prejuicio moral o técnico con el que fue infectado anteriormente en otras publicaciones.

 

 ¿Cuándo comenzó a tatuarse?

De chico siempre me interesó. En un principio ni me perforaba ni me tatuaba mucho. A los 13 me hice mi primer piercing en la ceja y me lo hizo quien fue mi último jefe, lo conocí a él y fue una muy buena influencia. A los 17 años ya parecía un robocop, lleno de piercings. Me empecé a tatuar más grande, fui teniendo amigos y trabajando con algunos de ellos.

¿Cuándo decidió que el Body Piercing iba a ser su trabajo?

A los 18 años me empecé a tatuar más y cuando ya mi trabajo estaba seguro y yo estaba seguro que iba a tener comida en mi mesa todos los días, me empecé a tatuar mucho más. Me tatué el cuello y las manos. A esa edad decidí tatuarme más porque ya estaba seguro, me parece tonto tatuarse el cuello si se trabaja en un banco, yo despediría a la persona.

¿Qué piensa de los jóvenes que se tatúan sin tener un trabajo estable?

Hay que ser un poco más conscientes, a mi me encantaría que todos tuvieran la libertad de hacer lo que les parezca y que a todos los contraten por sus capacidades de trabajo, pero eso no pasa lamentablemente. Hay que pensarlo mejor antes de hacerse algo tan grotesco.

¿Cuáles son los diferentes tipos de procedimientos que usted hace? 
Hago escarificaciones, bifurcaciones de la lengua, genero orejas en puntas y algo que se llama dermal punch, que consiste en sacar un pedazo del tejido del cartílago donde al final se deja una pieza de piercing.

¿Qué es la escarificación?
Es un proceso por el cual con base a líneas de corte con un bisturí se hace una figura, distintos diseños o diferentes tipos de cosas. Las escarificaciones sirven mucho para tatuajes que resultan muy mal hechos y no tienen arreglo.

Aunque es una técnica súper buena no siempre es exacta, va a depender mucho de la piel y de los tiempos de cicatrización de la persona porque no todos cicatrizamos igual. Es bastante inestable a menos que se haga sobre negativo, sobre una base negra.

¿Cuáles son los riesgos de la escarificación?

Un mal procedimiento, si es un buen profesional no se va a tener riesgo. Si la persona que lo va a hacer no tiene el conocimiento indicado sobre la anatomía del cuerpo, microbiología y bioseguridad, en ese caso puede ser riesgoso. El riesgo es buscar el precio y no la persona.

¿Qué es el branding?
Es una técnica que se utilizaba hace unos ocho o diez años que consiste en quemar el tejido con distintos tipos de sistemas. Algunos como las chapas de zinc que se calientan y se ponen sobre la piel. Es bastante inexacto porque se ensancha mucho lo que se quiere quemar, en una línea de dos milímetros, se va aproximadamente un centímetro.

¿Cuál ha sido la modificación corporal más difícil que ha hecho en su vida?
Hace pocos días acá en Bogotá vino una chica con unas orejas que le habían modificado horrible. Le habían intentado hacer orejas en punta y el procedimiento estuvo errado desde el principio, lo hizo alguien que no tenía mucho conocimiento, le cortó un pedazo de oreja y se la coció. La envié a un médico y él no supo que hacer, finalmente se las arreglé y quedaron muy bonitas.

¿Cómo es su forma de trabajar?

Comencé mi trabajo de forma autodidacta, viajo hace diez años, soy itinerante por todas las partes del mundo. Llego al país donde me invitaron, me instalo en el local y comienzo a trabajar.

Trabajo con un sistema llamado Freehand, donde no utilizo pinzas, todo lo que utilizo lo boto, nada lo reutilizo. Es fundamental que todos los implementos que se utilicen estén totalmente esterilizados, limpios y nuevos.

Para mi es fundamental seguir estudiando la anatomía del cuerpo y las medidas de seguridad para realizar estos procedimientos. Tengo un conocimiento muy avanzado de microbiología y anatomía de la piel.

¿Cuál es su filosofía de vida?

Pertenezco a los Striders hace mucho tiempo somos un grupo de chicos que escuchamos hardcore. No tomamos, no fumamos, no nos drogamos.

Tengo una vida bastante sana porque quiero darle ejemplo a la gente más pequeña. Soy vegetariano hace mucho, trato de tener una vida así porque tengo hermanos, sobrinos; el ejemplo así está mucho mejor que el del tatuador borracho que viene a tatuar con el olor a ron.

¿Por qué vino a Bogotá?

Una cosa que para mí era importante de venir a Bogotá, a pesar que tenia la posibilidad de irme a Europa directo, hacer mucho dinero y traer mis bolsillos llenos, es que con un grupo de amigos que trabajan súper bien y que para mí son lo “mejorcito” de Latinoamérica, queremos ir a lugares donde los “buenos” no suelen venir.

Venimos a educar y a cambiar algunas cosas que no son buenas para que así el nivel de la región mejore. Entre esas cosas vine a dar un seminario.

¿Cuáles países va a visitar en su gira?

Estuve en Chile y en Brasil. Después de Bogotá viajaré a Londres, Suiza, Israel, México, Venezuela y me devuelvo para acá. Mis viajes dependen de que me inviten ya que no tengo nada que hacer. Esa es la verdad.

¿Ha tenido algún tipo de complicación en un procedimiento?

No. Mi concepto de profesional es que cuando llega algo raro que no se sepa manejar, lo mando para el médico. Yo no soy médico, así que cuando me llega una infección, la mando al médico, porque yo no curo.

¿Cuál es el conflicto entre los médicos y los modificadores corporales?

Somos un problema para la salud, la gente no sabe, los profesionales del piercing no educan a la gente. Yo tomo 40 minutos para hacer un piercing, para explicarle a las persona todo desde el principio hasta el fin, educo para que la persona salga con un conocimiento de lo que posiblemente se va a hacer.

¿Por qué dice que son un problema para la salud?

Somos un riesgo para la salud porque así como hay locales muy buenos y aptos para esto, hay muchos locales que se ven súper lindos pero el profesional es un desastre.

Lo más riesgoso no sería perforar algo errado, lo más riesgoso es lo que no vemos, meter alguna bacteria en un lugar que no debe estar; aunque hay muchos sistemas que existen para prever que eso no pase, pero no sé si todas las personas lo conocen, por eso me parece importante la charla previa.

¿Tiene alguna razón para no tatuarse la cara?

Considero que no tengo que veme tan agresivo, ya que así como perforo gente adulta también perforo gente pequeña y no quiero que se asusten, no quiero que mi cara les dé más miedo que la aguja. Si bien tengo muchas cosas, trato de verme estético y verme un poco más sociable.

¿Usted se ha tatuado?

No, la mayoría de mis tatuajes son hechos por personas para las que he trabajado, ya que para mí es importante más que el diseño, tener un recuerdo de la persona con la que trabajo.

¿Por qué no tatúa?

No tiene nada que ver, el hecho que este en el mismo lugar, no quiere decir que es lo mismo. Son dos trabajos muy diferentes. El piercing es un trabajo más invasivo, más técnico y de mayor estudio; el tatto tiene un trabajo más artístico, de mayor practica y dibujo.

  

Consejos para las personas antes de hacerse una modificación corporal:

  1. Hable muy bien con el profesional que va a hacer la modificación corporal.
  2. Si se va a poner una joya en el cuerpo, pida certificación, todos la deben tener.
  3. No busque lo más barato, hay una frase que dice: “Uno tiene el piercing que se merece”, si busca lo más barato, después no se vaya a quejar.
  4. Mire bien que el local este siempre limpio. Todo lo que se vaya a utilizar, que este sellado y estéril.
  5. Visite a varios locales, no se quede solo con uno.
  6. Pida un book de trabajo y exija que las fotos tengan el trabajo ya curado.
  7. La tienda que dice ser la mejor no siempre es la mejor. “Lo que es mejor no es la tienda, es el profesional que lo va a atender”.

 

Comments

Medios Ex-libris
A %d blogueros les gusta esto: