Pages Navigation Menu

Reconocer

Por: Carlos Bernal / spawnmaul@gmail.com

Fotos: Paula López / criks25@gmail.com .. Steven Sánchez /npss_90@hotmail.com

 

(Acontecimientos de ocho cuadras)

1.

Diego acaba de salir de la panadería de la esquina, ha comprado un helado con la plata que le sobró de su hora y media de Internet. No se aguanta las ganas y se sienta en el andén del frente a disfrutar su manjar, el cual se ha venido derritiendo a una velocidad extraordinaria y, sin que él se dé cuenta, le ha manchado la camisa.

parrafo1_paulalopezDSC_0294 copy

 

2.

Juan cruza la calle a toda prisa rumbo a la caseta del celador, sin percatarse de que la llamada que ha estado esperando desde el día anterior está a un timbre de ser conocida con el apellido de perdida.

 

3.

Daniel llora por el dolor que le produce el golpe que se acaba de dar en la espinilla con un bolardo. La verdad es que su llanto es producto de una mezcla entre vergüenza y rabia, sobretodo al darse cuenta que su infortunio ha ocurrido justo en frente de Manuela y sus amigas.

4.

Sebastián está seguro de que la mejor forma de dar un paseo con su gato es llevándolo con collar. El felino sabe que algo anda mal, pero también es consciente de su afición a dejarse llevar por el momento, tanto así que decide que levantará su pata trasera para orinar el próximo poste que encuentre.

 

parrafo4_paulalopezDSC_0271b&n

5.

Cinco amigas se ríen ofensivamente (mientras toman fotos y graban videos con sus smartphones) de un compañero de clase, del cual ignoran su nombre, mientras él llora frente a ellas. Manuela en el fondo cree que lo que están presenciando no es gracioso, es más, le cuesta saber qué sí lo es, pero sin entender muy bien por qué, deja que sus secuaces decidan por ella.

6.

Vivian y Johanna concuerdan, en medio de su discusión con aire dequejas sin sentido, en que algo anda mal. El celador de la cuadra, que desde su refugio oye la airada charla, piensa que lo que verdaderamente está mal es que ellas simplemente se limiten a decirlo, sin hacer nada para cambiarlo.

7.

Santiago busca desesperadamente en su navegador la página donde podrá darle un “me gusta” al último álbum de fotos y videos, el cual acaba de ser subido a la red por las cinco chicas más populares del colegio. Dicho material audiovisual ha sido titulado como ¡Sobáte marico! Luego de calmar sus ansias, busca en la alacena algo para mecatear y se da cuenta de que el pan que se acaba de llevar a la boca parece un ladrillo.

 

8.

Luis, un hombre trastornado por las guerras de otros (como muchos), acaba de llegar al barrio. Aparentemente lo más extraño que se ve son gatos como perros, helados derretidos, bolardos asesinos y quintetos de harpías. Él está seguro que en esas cuadras realmente puede sentirse libre. No conoce a nadie ahí, no le importa. Simplemente adora con fanatismo ese par de tesoros que encontró casualmente en el mapa de la ciudad: dos manzanas en forma de esvástica entre las carreras 22 y 28, y las calles 85A y 86A de la capital colombiana.

 

parrafo8_paulalopezDSC_0284

Comments

Medios Ex-libris