Pages Navigation Menu

Alicia entomóloga (animales brasileros)

Alicia entomóloga (animales brasileros)

Escrito por: Rodrigo Bastidas || @RutiloBastidas
Ilustrado por: Geison Castañeda || ilu.sionar@yahoo.com

Autor: Lispector, Clarice.
Titulo: La pasión según G.H.
Editorial: Muchnik Editores.
Ciudad: Barcelona.
Año: 1988.

 

Los espejos no siempre están bruñidos. El reflejo se puede construir desde los espacios rugosos y vivos de los insectos. G.H. lo entenderá la mañana en que la sirvienta no va a su casa. G.H. decide pasar por el viejo cuarto lleno de polvo y objetos viejos. G.H. desconoce su casa y la sorpresa la deja paralizada: el mundo y su cuerpo le son ajenos. G.H. ve caminar, en una esquina, casi invisible, lenta y vieja, una cucaracha. Como si su mano dejara de pertenecerle, como si su brazo fuera pata de animal, G.H. escribe aquello que le ocurre, el encuentro con el animal, la visión iluminadora y triste de su existencia. La cucaracha, lejos de horrorizar a G.H., otorga la presencia de un gran momento de lucidez: el instante que le permite destruir el mundo exterior de la materia (su materia, su ser insecto) para volver a construirlo desde adentro, desde su esencia, desde sus vitalismos, desde las imprescindibles obviedades de lo cotidiano, que ya no se ven porque ya no se buscan. Para destruir su materialidad de insecto, G.H. debe primero entenderla, nombrarla, señalarla. Así, G.H. aplasta la cucaracha. Así, G.H. observa la cucaracha. Así, G.H. lame la cucaracha. Así, G.H. se alimenta de la cucaracha. Investigadora empírica del alma, G.H. nutre su animalidad instintiva con la materia blanca que se riega. Asesina su animalidad para tragarla y saber de su capacidad de amar, acepta el insecto como un centro desorganizador, como una marca para iniciar su accionar.

G.H., como una Alicia entomóloga, cruza el espejo rugoso: los ojos del animal. Ahora es insecto, ahora puede entender, ahora escribe y nombra, ahora –insecto viejo y carcomido por el tiempo- comprende, y le dice a su mano que escriba. Que ya es hora. Que la vida le es, aún sin comprender lo que dice. Que entonces adora…

Comments

Medios Ex-libris
A %d blogueros les gusta esto: