Pages Navigation Menu

Eros °148

Paisajes sonoros que en cada pincelada nos llevan a un baile multicolor. Se siente en las pestañas, en los dedos y en los pies. Su sabor es el del amor y la ira, la muerte y la vida. Se ve como un millón de siluetas que se pierden en dos cuerpos que hacen sus propias melodías en el ir y venir de canciones y recuerdos. Su olor es tan ambiguo que en la misma tonada está el dulce aroma del chocolate y el agrio perfume a tabaco. Y se escucha… ¡Se escucha música!

Comments

Medios Ex-libris