Ex-Libris

El pacto

La otra noche tuve un sueño. Había sido abandonado por la musa de la escritura y llevaba cerca de dos días intentando escribir algo sin ningún resultado favorable. Uno sobre otro, se amontonaban los garabatos sobre las hojas en el pequeño escritorio de mi alcoba y el sueño me atrapó en medio del cansancio y el desorden que deja la búsqueda de la creatividad.

Zambó E.P. La brisa del pacífico en la capital

«Era algo así como ‘Sábalo. Ensamble’ Tenían que ver con los peces que se pescan por allá en el pacífico y toda la cosa. Quizá no era tan sonoro. Nosotros pensamos que “Zambó”, una acentuación de la palabra “Zambo” con la fuerza en la “o”, se presta para que suene más sonoro, más llamativo. Quizá más negro…»

Entrevista: Juan Mario Cuéllar Martínez

«Muy poético lo de la interpretación, pero a veces es algo más práctico que eso. Hay una anécdota de Rubinstein, a quién después de tocar un concierto de Bach, se le acerca una señora para decirle que estaba cerca de Dios con la música sublime que estaba interpretando. Él responde que no sabe si está cerca de Dios o no, que estaba pensando en…»

Diabolus in música

«Diabolus in música es una colección de retratos de intérpretes del metal, del rock y del blues en cuyas biografías es común la noche, la lucidez y el exceso. El libro se acerca a una visión de la poesía y la vida como riesgo y transgresión de los límites, en un tono menor sostenido, con un lenguaje sin excesos retóricos, con cadencias fluidas e imágenes opacas, como corresponde al universo que representa».

 

Revista Ex-Libris presente en el Festival de las Artes Riosucio 2015

Aquí les dejamos un pequeño registro fotográfico de nuestro paso por tierras caldenses con nuestros talleres de Literatura e Ilustración.  Estamos agradecidos por ver que en diferentes partes de Colombia, podemos ser parte de formación y creación de espacios culturales que crean y se recrean alrededor de las artes escritas y visuales.739739_1039676746052467_3510551007815010268_o 774232_1039680079385467_7082454160067515251_o 775007_1039675272719281_5028002306277933741_o 892121_1039674102719398_6093358377057419178_o 921114_1039674719386003_1469119966503163485_o 1040547_1039684899384985_439282711204050189_o 1040860_1039673979386077_6234695456031808983_o 1077556_1039674376052704_2767297138314071998_o 1097186_1039674142719394_8418253056220705309_o 1275010_1039674152719393_8342941669096250547_o 1497901_1039674276052714_5200022491724338398_o 1614244_1039680069385468_6898295824700502059_o 1890564_1039676996052442_7560827022061010358_o 10003774_1039675626052579_7644956403842885052_o 10010747_1039674509386024_8055328271383685864_o 10257487_1039676386052503_1872649371670451638_o 10295015_1039674812719327_2604149098412384289_o 10296046_1039675809385894_475027247733356607_o 10603970_1039675882719220_3642158885466812868_o 10708741_1039673812719427_886169419538348717_o 10873455_1039674866052655_8161829889454636100_o 12322439_1039676716052470_3506596656603318428_o 12366144_1039676432719165_5640188945359261317_o 12370697_1039674316052710_1223124651546869529_o 12371086_1039678022719006_7256032534083835839_o 12374813_1039710936049048_1349210558988002042_o 12374839_1039677182719090_700082426164873448_o 12374995_1039675682719240_2124355167967005148_o 12378053_1039673786052763_2766155790201467725_o 1597117_1039675806052561_4434579149172691775_o 10265468_1039675966052545_861775189317338459_o 12068674_1039676376052504_1211065697296585386_o 12370697_1039675879385887_561567138715033623_o 12370704_1039675776052564_2588558261519693896_o 12375035_1039677516052390_506365803278963172_o 12391167_1039698619383613_42763871592202630_n

Fotografías por:
Liliana Díaz Cruz
Nicolás A García D

SoundTrack

No recuerdo cómo conocí a Mónica, ni tampoco lo primero que hablamos. Estaba demasiado ocupado escuchando música. Por aquellos días y durante muchos otros, escuchaba como loco: Creep de Radiohead, Far Behind de Candelbox, La Cama vacia, de Jaramillo y Al final del Sendero, de Diomedes Díaz. Porque sí, I`m a weirdo

De la miel las melodías

Tengo tanto sueño que podría derretirme en pequeñas marmotas que cabalgan manzanas voladoras buscando la miel que se ha perdido y sin la cual no hay melodías, sin embargo, lo mío esta noche es tomar calientes cafés tan amargos y oscuros que le quitan sensibilidad a mi lengua mientras aprendo a fumar…

Talking Timbuctú – Una ciudad cantada

Además, cabe anotar como dato curioso que cada una de sus canciones está hablada en un idioma distinto. Este hecho puede ser perfectamente una metáfora, diez mundos en un mismo lugar, en un mismo espacio. Sin embargo, el mismo mundo…