20 años Ex-Libris

Editorial 144: Papel y carne

Escrito por // Sara Trejos // sara.trejos@revistaexlibris.com

Fotografía// Daniel Lara // http://mrdann.deviantart.com/

_DSC0001-2 copia

Estamos por ahí, dando vueltas. Somos algo que va pasando de una mano a otra. Inestables e inesperados. La gente nos dice que estamos locos por querer hacer revistas de papel, pero es que no podemos resistirnos a sentir la tinta en los dedos y ver cómo los ejemplares recién impresos tienen las hojas tan perfectamente refiladas que son peligrosas. Digan lo digan, hacemos esto porque nos gustan las cosas que perduran, 5, 10, 20 años. Las hojas se quedan sobre los escritorios, en las bibliotecas, se guardan, se revisan, no se olvidan tan fácil como el siguiente click.

En la pasada edición, y después de 19 años, salimos por primera vez de la Feria del Libro (por si alguna vez nos vio haciendo desorden). Emigrando, decidimos que ya no sería nuestro centro. Sin embargo, continuamos rindiendo un homenaje a la Feria y a todo lo que ha significado para nosotros, y por eso decidimos hablar del tipo de persona que más nos gusta: los lectores.

Pero ahora, en este nuevo número matamos cualquier esquema. Nos preguntamos sobre quiénes somos, qué queremos ahora después de tantos años. La respuesta no apareció tan fácil, tuvimos que reconstruirnos, conformar célula por célula el cuerpo de una revista, todavía adolescente, con evidentes cambios en la voz, acné y algunos pelos nuevos. Planteamos ante ustedes este organismo nuevo, concreto, transgredido, agredido y adorado. Y es precisamente de lo que habla esta nueva edición, de un cuerpo problemático, unos órganos que no se entienden a sí mismos, unos brazos que no sirven, unas piernas que faltan, un cuerpo tan bello como dañado. Un pelo rebelde. Un ojo ciego que ve belleza. La idea es simple: queremos que conozca su cuerpo a través de este nuevo ser en el que está convirtiendo Ex-Libris.

Editorial 143: Veinte años exigen continuidad

 
 
Escrito por Carlos Fino  ||  carlos.fino@revistaexlibris.com
Fotografía por Raúl Quintero  ||  www.raqudesign.com 


Al final de cada feria y luego de la torta sesionaba el comité de despedidas y nombramientos; la renovación generacional era inminente porque varios del Consejo Directivo de Ex-libris perderían su calidad de estudiante y con ésta el privilegio de trabajar en un proyecto que siempre fue utópico pero que siempre se realizó.

Después de la despedida pasaban varios meses de extrañamientos y fantasmagorías; los jefes nos reuníamos para compartir algo, más por nostalgia que por labor. Seis meses después era el momento de prender motores y renovar nuestra empresa, un nuevo año con nuevos retos. Pero el año pasado, el ritmo hesicástico colapsó; el proyecto cumple veinte años y el futuro se veía más utópico que nunca. Casi todos los jefes nos despedíamos y los integrantes restantes del equipo era muy jóvenes para llevar a cuestas la dirección. Fueron varios días de descensos y visitas órficas las que permitieron visionar un nuevo teleos. Ex-libris, tal como el Fénix, luego de su prueba de fuego, debía renacer. Y esa fue la propuesta del actual director, Raúl Quintero, en el último día de feria, propuesta a la cual nos hemos acogido con ahínco; los jefes no renunciaron y el proyecto dejó de ser anual; ahora una continuidad nos abriga.

Los veinte años otorgaron la continuidad de veinte años de añoranzas y nostalgias decembrinas. Ex-libris tiene un nuevo ritmo, un nuevo formato, y un nuevo propósito. Los deseos colectivos de casi un millar de personas durante veinte años dedicados a este proyecto permitieron hinchar la línea del horizonte, tanto, que Ex-libris sale de su primer origen, la Feria Internacional del Libro de Bogotá, y llega a la ciudad con necesidades culturales diferentes. El propósito de esta nueva vida es, sin dejar de ser un proyecto estudiantil interuniversitario–interdisciplinario, llegar a más lectores. Ex-libris adquiere un compromiso cultural, en un contexto que se expande a cada instante.

Este número está dedicado a los esfuerzos colectivos en la Feria del Libro, por ello la temática de este primer número, como revista, será la Feria, nuestra casa.