Rebelión capilar

Él no hacía otra cosa que bambolearse, junto a sus hermanos y hermanas, al ritmo que viniera en la vida de Jairo […] Él estaba cansado de eso, de ser pero no ser. De estar pero no contar. Quería zafarse de ese miserable destino y que la suerte tomara partido, que no le ignorara.