rituales

Cementerio central. Una mirada a lo sacro y a lo profano

A la derecha se encuentra el reloj de arena que encierra el tiempo; Blanco de cuerpo, con la mirada hacia el suelo, siempre vigilante, un señor muy viejo con unas alas enormes (como el de García Márquez) custodia la entrada del cementerio, empuñando en su mano izquierda la oscura hoz de la muerte. Esta es la imagen que ve quien decide entrar al camposanto en donde vida se confunde con la muerte, en donde los rituales profanos son a la vez sagrados.